Eran 200 000 almas las que esperaban al Papa Francisco en el balneario de Huanchaco, en Trujillo, al norte de Perú. Y se sentía el amor al sucesor de Pedro.

Francisco cumplía en Trujillo su tercer día en Perú, el 20 de enero de 2018.



Al paso del papamóvil, los miles de fieles, muchos de los cuales llevaban en la playa desde la madrugada o la noche anterior, corrían y saltaban para expresarle su saludo y recibir la bendición del Papa.

Francisco, sonriente, y con el papamóvil a una velocidad moderada, la repartía a todos.

Foto: David Ramos / ACI Prensa.