Horas después de la partida del Papa Francisco, en el centro de Trujillo la devoción continuaba, con la procesión de la imagen original de la Virgen de la Puerta de Otuzco y de las varias imágenes que volvían a la Catedral.



La Virgen de la Puerta había sido coronada ese mismo día por el Papa Francisco como Reina de la Misericordia y la Esperanza.

Décadas atrás, San Juan Pablo II, al visitar Perú, también coronó a la Virgen de la Puerta como Reina de la Paz Mundial.

Cada año en su día central, el 15 de diciembre, alrededor de 100 000 devotos se reúnen en Otuzco para celebrar a la Virgen de la Puerta.

Foto: David Ramos / ACI Prensa.