Una de las mentiras más repetidas contra el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, es que alguna vez dijo que “los derechos humanos son una cojudez”.

Lo dicen muchos, algunos prestigiosos escritores y opinólogos. Y a fuerza de repetirlo, han intentado convertirlo en una verdad.

Pero las pruebas los dejan sin sustento.



Y en este caso, basta este fragmento de la entrevista con la revista Caretas con la que comenzó todo.

En esa ocasión, el Cardenal Cipriani, aún Obispo Auxiliar de Ayacucho, dijo:

He salido al frente de los pobres y de los que han masacrado en esta ciudad (Ayacucho). Y durante este trajín no he visto a los de la Coordinadora de Derechos Humanos, esa cojudez.

Sí, se le escapó una lisura. Pero no contra los derechos humanos, que el Cardenal siempre ha defendido (desde el primero, el derecho a la vida desde la concepción), sino en una crítica contra un organismo no gubernamental.

Ya saben qué decirle al siguiente que repita aquello de que para el Cardenal los derechos humanos son una cojudez.